El equipo de hidroinyección ingresa junto con el aire una pequeña cantidad de agua destilada a la cámara de combustión, para llegar a los cilindros y mejorar la combustión.

El aumento de potencia generado por la disociación molecular del agua en el momento de la explosión, logra una importante disminución de consumo de combustible: De 10 a 18% en motores diesel, de 10 a 20% en motores nafteros y de 15 a 25% en motores a gas